COLUMNAS

10 años de diversidad lgbitq+, 10 marchas de visibilidad en San Juan

Por: Andrés Nocte

Este 9 de noviembre se realiza en la provincia la “X MARCHA DE LA DIVERSIDAD Y VISIBILIDAD LGBTIQ+”. Durante diez años las calles sanjuaninas han sido protagonistas de una marcha que reúne a la población sexodiversa para dar visibilidad a sus demandas y luchas. ¿Qué pasó en San Juan durante estos diez años con la diversidad sexual?.

La primera marcha del orgullo en San Juan fue organizada por La Glorieta presidida por Fernando Baggio y un grupo de jóvenes que decidió organizarse en torno a otras sexualidades. El “orgullo gay” no sólo convocaba a lxs jóvenes a defender el #MatrimonioIgualitario, sino que además en las reuniones se hablaba de otras demandas o deudas que el ESTADO tenía pendiente en cuanto a DERECHOS HUMANOS.


En el 2010 la primera marcha irrumpió con gran valor en las calles del centro sanjuanino y no tardaron en llegar las reacciones y los comentarios. Es que no sólo en San Juan emergía la diversidad sexual, un contexto nacional con leyes que reconocen los derechos de las personas empujaba a otras provincias a sumarse a la frecuencia multicolor. Los gays, las lesbianas y las travas habían salido del closet para nunca más volver.

En ese gentío de cuerpxs que se disfrazaban, se montaban, se intervenían o se desnudaban para salir a las calles, se leían reclamos, orgullos y alegrías. Las marchas son una fiesta y también agitamiento social. El ESTADO durante diez años de marchas consecutivas no ha sabido escuchar del todo los reclamos de la ciudadanía LGBTIQ+.


En estos últimos años se han cerrado consultorios inclusivos para la salud de la población sexodiversa, que además fueron creados con protocolos de reconocimiento internacional. El Gobierno Provincial ha ejecutado con mucha inercia LA APLICACIÓN DE EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL en las aulas, negándose además a la “temida” perspectiva de género. Ni hablar del vacío en materias de políticas públicas que atraviesen de manera integral el compromiso de todos los ministerios, al menos en asuntos fundamentales como vivienda, educación, trabajo y salud.


Se mantienen vigentes los códigos contravencionales que funcionan al libre prejuicio del agente que los interpreta, no sólo criminalizando la no heterosexualidad sino además persiguiendo a quienes ejercen el trabajo sexual.




El Estado Sanjuanino parece desconocer en gran parte que la POBLACIÓN TRANS vive mayoritariamente en condiciones de pobreza y precariedad, sumado a la clandestinidad y al estigma social. Durante estos diez años no se han aplicado programas efectivos que dignifiquen la ciudadanía de las personas trans en San Juan. La sucesión de gobiernos y autoridades sólo han aumentado el registro del tiempo más que de la transformación social respecto a diversidad sexual.

Durante estos diez años las organizaciones de diversidad sexual aumentaron su participación y su incidencia en los distintos territorios sanjuaninos. La agenda del activismo LGBTIQ+ en San Juan es variada desde actividades que invitan a salir del closet y no volver nunca más, actividades sobre todo culturales y diálogos permanentes con el feminismos y agendas de género. La sexualidad heteronormada queda atrás ante la organización y el agite. Han sido muches les participantes de una historia que todavía no tiene archivo. ¿Quiénes habrán estado antes poniendo el cuerpo en este desierto y qué historias todavía no se conocen de aquellas tortas, de aquellas maricas, de aquellas travas (de antes de toda marcha y orgullo)?

LA SEMANA DE LA DIVERSIDAD Y VISIBILIDAD LGBTIQ+ comienza este 3 de noviembre y culmina con la gran marcha el sábado 9 de noviembre. Sumemos lucha y diversidad, participá.

Categories: COLUMNAS, DESTACADOS

Deja un comentario