COLUMNAS

Ante el hambre: La 3 Empanadas

No les hace falta presentación para cada una y cada uno de sus integrantes, sólo déjenme avisarles que a La 3 Empanadas ya está entre nosotros.

 

Ante el hambre…

 

es un ejercicio para no adormecer la escritura y es un espacio para poner en juego la desautomatización. Pasar otra vez por lugares para ver qué saco. Un lugar, la revi es eso, un lugar.

Porque el timbre del teléfono ha dejado de funcionar

El cable ha sido masticado.

Saliva, colmillos, amargura y antenas.

-llámeme al celular-

Las cucarachas me interfirieron la existencia.

 Paladarezca y fulminante, adictivo repulgue hecho por manos izquierdas, me lleva a lo inminente: el vómito visceral de la hepatitis enquistada para largo, la tres empanadas es vital en la descomposición de los estómagos.

Pensar accionar repensar en otrx

Nos convierte en tierra que aprende.

Un vuelo nos vigila y el verde nos oculta,

Nos arrastramos con las hormigas rojinegras.

La llama honda nos salvó.

¿Qué es La 3 Empanadas? No podría decirte, la pregunta en sí misma lleva la destrucción de ella, pero podemos hacer un acercamiento fenomenológico. ¿Para qué sirve? Tampoco sirve, no es que vas a ir por la vida, te encontrás con los dos presos que se escaparon del penal, sacás tu La 3 Empanadas, y les das una lección. ¿Cuánto cuesta? Por fin una pregunta que puedo responder sin vueltas: treinta pesos.

Escribir un juego
En Europa le llamaron cadáver exquisito

Pero

Le cambiemos el nombre digamos otra cosa
Hoy, un cadáver me aplasta
Repulgue de casa ráfaga de grito
Digamos otra cosa

¿Qué es la tres empanadas? -dices mientras clavas

un choripán en mi pupila azul

¿Qué es la tres empanadas? ¿Y tú me lo preguntas?

La 3 empanadas… Eres tú.

Deja un comentario