notas portada

Carne: el plan del Gobierno para aumentar a 5 millones de toneladas la producción

El plan contemplaría líneas de financiamiento y alivio impositivo para productores. El objetivo es duplicar el peso de los animales enviados a faena, con lo cual se espera incrementar en un 67 por ciento la producción cárnica.

17 de Junio de 2021

El Gobierno confirmó que la semana que viene se retomarán las exportaciones de carne vacuna, luego de que venza este sábado la prohibición de ventas al exterior, pero se realizará de acuerdo a un esquema escalonado y con mayor control sobre las operaciones elusivas de los frigoríficos. En simultáneo, el equipo económico y los representantes de la cadena cárnica terminan de definir la letra chica del plan ganadero que buscará incrementar a 5 millones de toneladas la producción de proteína animal. La clave para el objetivo de incrementar la producción fue trabajar sobre el peso de faena de los animales, para lo cual se negocian una serie de herramientas de financiamiento y posibles exenciones impositivas para que los productores retengan el ganado para «cargarle kilos». Las medidas se anunciarían este viernes.

Este miércoles el INDEC informó que la inflación minorista en mayo fue de 3,3 por ciento respecto de abril previo, con una significativa desaceleración. No obstante, en términos interanuales acumula un 48,8 por ciento. Pero la disparada en los precios de la carne fue mucho peor. En abril los cortes de carne vacuna llegaron a aumentar más de 9 por ciento, como el caso de la carne picada. El rubro de carnes y derivados acumula un alza de 72,9 por ciento en los últimos doce meses.

Ante la escalada, el 20 de mayo pasado el Gobierno suspendió la exportación de carne vacuna por 30 días, exceptuando cortes que tenían como destino abastecer la Cuota Hilton, 481 y despachos a Estados Unidos cuotificados. Desde que se puso en marcha la suspensión, que vence este fin de semana, el equipo económico mantuvo negociaciones con el sector exportador que permita destrabar esta situación, que también incluía algunas irregularidades en operaciones de exportación.

«Hemos tenido varios encuentros con sectores de la exportación y comercialización de carne. Les hemos explicado que el objetivo principal es ordenar al sector y producir más, porque la salida virtuosa es que Argentina supere esa barrera histórica de tres millones de toneladas al año y que hace décadas argentina no logra mejorar», confirmó el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, en declaración a El Destape Radio. Según explicó, el objetivo principal será elevar a 5 millones de toneladas la producción como meta de mediano y largo plazo, mientras se reacomoda el mercado exportador y se acerca la lupa a la maniobras especulativas. 

Un mayor control del stock

Este sábado vence la suspensión de las ventas externas y a partir de lunes comenzará a regir un esquema administrado de las exportaciones con revisiones periódicas. «Se está llegando a un acuerdo muy dialogado con el sector para ordenar y armonizar estos objetivos de que se mantenga un interesante proceso de exportación en un contexto internacional bien expansivo y que para adelante se presenta como sostenible, pero que se garanticen los precios y la oferta en el mercado interno», dijo este miércoles la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, al término de la reunión de Gabinete.

El esquema de exportación implicaría habilitar un 50 por ciento sobre la base de las declaraciones juradas de exportaciones registradas para junio y julio. En este cupo seguirá sin incluirse las cuotas Hilton y 481 con destino a Europa, las que se venden a Estados Unidos y la carne de faena kosher para Israel, que seguirán enviándose como hasta el momento. De esta manera, según los cálculos oficiales, la reducción sobre las exportaciones rondaría el 35 por ciento; es decir, se exportará el 65 por ciento de lo habitual. El año pasado se exportaron 900.000 toneladas. Este cupo tendrá una revisión a los 30 días y se evaluará el impacto que la medida tenga sobre los precios.

En esa reducción se contempla la restricción a la exportación de cortes populares, tal como informó este medio, entre los que se encuentran el asado (de tira o costilla), vacío, matambre, cuadrada, falda y paleta. Estos fueron los que más aumentaron el mes pasado. Según el INDEC, el precio de la paleta aumentó 6,7 por ciento; el de la nalga, 5,9 por ciento; el del cuadril, 5,7 por ciento y el asado, 4,7 por ciento. 

«También estamos trabajando en limpiar el padrón de exportadores, donde encontramos un montón de exportadores que estaban haciendo maniobras truchas e ilegales; de evasión fiscal, elusiones y triangulación, como enviar carne a Uruguay para exportar desde allí a China con precios subfacturados y obteniendo los dólares en otros país», aseguró Kulfas. Mientras tanto, el Gobierno negocia con productores y exportadores ir a un plan de 5 millones de toneladas, de las cuales tres millones se destinarían al mercado interno y 2 millones de toneladas para la exportación, más del doble del volumen vendido en el exterior el año pasado.

¿Cómo producir más?

El esquema de trabajo para aumentar la producción de carne se realizó sobre la base de una serie de propuestas que elevó el Consejo Agroindustrial Argentina (CAA), la pata negociadora si se lo compara con la posición intransigente y beligerante de la Mesa de Enlace. El objetivo es aumentar en un 67 por ciento la producción de carne tanto para la exportación como el consumo interno. Para esto se trabaja en elevar el peso de los animales llevados a hacienda, pasando del valor actual de 226 kilos para el mercado externo y de 210 kilos para el interno a un valor de referencia general de 430 kilos. Dado que ese aumento en la carga implica que el productor no podrá enviar el ganado a faena y deberá seguir alimentándolo, se estudia algún tipo de financiamiento directo del Banco Nación al «forward ganadero». 

El sector pide para mejorar la tasa de preñez de los animales que se destinen créditos para financiar la «implantación de pasturas, verdeos y forrajes conservados (incluyendo semillas, fertilizantes y labores), con el objetivo de solucionar la alimentación estratégica del rodeo, factor hoy determinante en los índices reproductivos y de destetes», según el documento de la CAA al que accedió El Destape. El sector se compromete a trabajar en una mejora en el manejo reproductivo general y en la reducción de los costos de incorporación genética a los establecimientos.

El manejo reproductivo incluye prácticas de biotecnología reproductiva, con «mayor cantidad de terneros con atributos productivos superiores». Se espera que haya además financiamiento para la sanidad de animales, la infraestructura básica para el manejo de rodeo y la capacitación para productores y personal de campo, dado el mayor volumen de producción buscado. El sector también negocia con el Gobierno incentivos impositivos, como la postergación del impuesto a las Ganancias por tenencia del diferencial de kilogramos que genera el forward ganadero, para incentivar al productor a tomar el crédito y aumentar el peso promedio de faenamiento. También la amortización acelerada de inversiones en Ganancias para estimular el desarrollo de la infraestructura necesaria y crédito fiscal para la compra de insumos.

La otra medida, que en parte ya se está aplicando, es el troceo. Los frigoríficos piden que se adecúe pasando de media res a trozos cuyos pesos individuales no superen los 32 kilos. La medida representa mayores estándares de calidad y sanidad sobre los productos cárnicos, a la vez que favorece la transparencia comercial y mejora la cadena de distribución de carnes en medias reses. «En línea con la readecuación productiva para la comercialización por cortes, es menester unificar los diversos estándares sanitarios que conviven actualmente, como así también morigerar los impactos impositivos, sobre todo para los eslabones más chicos de la cadena», señala el documento de las organizaciones empresarias del sector.

Fuente: El Destape

Categories: notas portada

Deja un comentario