INTERNACIONALES

Colombia: ONU y UE condenan violenta represión en protestas

Organismos internacionales rechazaron la brutal represión en Colombia que hasta el momento deja un saldo de al menos 19 muertos y más de 800 heridos.

Servindi, 4 de mayo, 2021.-

La Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea (UE) se pronunciaron el martes 4 de mayo para condenar la violenta represión en las protestas de Colombia.

Representantes de ambos organismos pidieron poner fin a la escalada de violencia contra los manifestantes que protestan desde el 28 de abril contra una propuesta de reforma tributaria.

Hasta el 3 de mayo se reportaban de manera oficial 19 muertos, más de 800 heridos y 87 desaparecidos, aunque la cifra de fallecidos sería aún mayor, según el comité promotor de las protestas.

Aunque la propuesta de reforma tributaria ya ha sido retirada, el descontento en las calles continúa debido al aumento de la pobreza, el desempleo y, más recientemente, por el abuso policial.

Condena internacional

Desde Ginebra, la portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Marta Hurtadocondenó un “uso excesivo de la fuerza” por parte de la policía.

“Estamos profundamente alarmados […] la policía abrió fuego contra los manifestantes que protestaban contra la reforma tributaria, matando e hiriendo a varias personas, según la información recibida”, dijo.

Tras expresar la solidaridad de la ONU con las personas que perdieron la vida, señaló que la oficina del organismo en Colombia viene trabajando para verificar el número de víctimas.

“Nuestra oficina en Colombia está trabajando para verificar el número exacto de víctimas y establecer las circunstancias de estos terribles incidentes en Cali”, añadió la representante de la ONU.

Hurtado también hizo un “llamamiento a la calma”, debido a “la situación extremadamente tensa” que vive Colombia, “con soldados y policías desplegados para vigilar la protesta”.

Asimismo, recordó a las autoridades del Estado colombiano, encabezadas por el presidente Iván Duque, su responsabilidad de proteger los derechos humanos.

Mientras que, a los agentes del orden, les recordó que las armas de fuego solo deben usarse como último recurso ante una amenaza inminente de muerte.

Por su parte, el portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior, Peter Stanotambién se sumó a la condena en nombre de la Unión Europea (UE).

“La UE condena los actos de violencia, que apuntan contra los derechos legítimos a manifestarse, a la libertad de reunión y de expresión. Es muy importante que se respeten estos derechos”, dijo.

En ese sentido, pidió poner fin a la violencia y expresó la confianza de la UE en las instituciones colombianas para investigar y sancionar a los responsables de las violaciones a derechos humanos.

Descontento, muertos y heridos

Las protestas en Colombia iniciaron el miércoles 28 de abril con la convocatoria a un paro nacional contra una propuesta de reforma tributaria impulsada por el gobierno de Iván Duque.

La propuesta estaba destinada a mejorar un déficit fiscal causado por la pandemia del coronavirus, a costa de elevar los impuestos sobre algunos bienes y servicios de primera necesidad.

Los sindicatos de trabajadores que convocaron a la protesta, alertaron que el incremento de impuestos afectaría principalmente a los más vulnerables del país, golpeados ya por la pandemia.

A pesar de que la protesta se convocó justo cuando el país vive el momento más mortal de la pandemia, la movilización fue masiva, aunque con registros de represión policial.

Tras cuatro días de protestas y con muertos y heridos ya reportados principalmente en Cali, el domingo 2 de mayo Iván Duque anunció el retiro de la propuesta de reforma tributaria.

No obstante, dijo que la reforma no era un “capricho”, sino “una necesidad”, por lo que anunció que buscaría un nuevo plan que surja a través del consenso.

Al día siguiente, lunes 3, el ministro de Hacienda y cerebro de la reforma, Alberto Carrasquilla, anunció su renuncia al cargo; pero para entonces la indignación social ya se había acrecentado.

Entre los motivos del por qué las protestas en Colombia no cesan se encuentran el descontento por el aumento de la pobreza, el desempleo y la desigualdad provocados por la pandemia.

Según el diario El País, Colombia, la cuarta economía de América Latina, sufrió en 2020 una caída de 6,8 % de su producto interior bruto (PIB), la mayor desde que hay registros.

Además, los datos que suponen un retroceso de una década, señalan que el desempleo cerró en 15,9 %, lo que llevó al 42,5 % de la población a la pobreza.

Al descontento social —que se arrastra en el país desde las marchas de noviembre de 2019, interrumpidas por la pandemia— se ha sumado ahora la indignación por la violencia policial.

La Defensoría del Pueblo reportó que, hasta el lunes de 3 mayo, al menos 18 civiles y un oficial de la policía fallecieron en medio de las protestas, mientras que 846 personas resultaron heridas.

Estas cifras, sin embargo, serían mayores, según el comité promotor de las protestas.

Según la agencia inglesa BBC, ellos registraban hasta el 3 de mayo 124 heridos de violencia y al menos 21 personas asesinadas.

Por lo pronto, la respuesta de Duque a las protestas ha sido sacar a los militares a las calles de las principales ciudades del país para controlar las manifestaciones y posibles disturbios.

Fuente: Servindi. Comunicación intercultural para un mundo más humano y diverso

Categories: INTERNACIONALES, NOTICIAS

Deja un comentario