COLUMNAS

CON UN GRITO EN LA VOZ, EL LATIR DE LA PATRIA GRANDE

Por: Laura Rojas . Politóloga

Los últimos hechos sucedidos en nuestra querida Sudamérica, nos hacen respirar nuevo aires, invitándonos a encender ese  profundo deseo de la consolidación del Patria Grande; que soñara desde Simón Bolívar, San Martín, el Che Guevara, Juan Domingo Perón,  Fidel Castro, Hugo Chávez, hasta nuestro querido Néstor Kirchner.

Sucede que nuestras raíces contienen el gen de una lucha histórica que ha resistido  a la conquista y colonización genocida rompiendo esos lazos “hiberoamericanos” que no hicieron otra cosa más que arrasar nuestras queridas culturas nativas.  Hemos sido capaces de oponernos a una Doctrina Monrroe que nos condenaba con la frase “América para los Americanos” a ser “el patio trasero de EEUU.

Fue sin duda un hito fundacional de la Patria Grande el Congreso de Panamá llamado por Simón Bolivar, iniciativa que luego continuara el líder argentino Juan Domingo Perón con la conformación del ABC con Getulio Vargas en Brasil y Allende en Chile, y más tarde los sueños emancipatorios fueron devueltos por la conocida y tan aplaudida negativa al ALCA (Acuerdo de libre comercio de las Américas), que quedara retratada en una de las miradas más incisivas de Néstor Kirchner a quien fuera mandatario de los Estados Unidos en ese momento, George Bush Hijo.

En eso años posteriores a los 2000, que algunos académicos internacionalistas le llamaron “los nuevos giros a la izquierda”, hicieron posible  una verdadera integración con identidad latinoamericana. Esos tiempos  que quedarán en nuestra mente y corazón; de Néstor Kirchner y Cristina Fernández en Argentina, de Evo Morales en Bolivia, de Rafael Correa en Ecuador, de Lula da Silva en Brasil, de Michelle Bachelet en Chile, de Pepe Mujica en Uruguay, que impulsaron el proyectos más sólidos de integración latinoamericana  contemporánea como lo fue la UNASUR. Absolutamente superador de la visión reduccionista,  liberal y mercantilista del Mercosur, este espacio de diversidad ideológica propuso la configuración de un perfil claramente político basado en una identidad regional que pondere  el principio de la “No injerencia a los asuntos internos”, marcando así una iniciativa o pacto colectivo en defensa de la verdadera soberanía política.

Cosa que las oligarquías vinculadas al capitalismo transnacional y al Imperio no tardaron en hacerse sentir su disconformidad: Golpes de estados “blandos” (por darles una denominación acorde) sucedidos en “Brasil” a Dilma Ruoseff, más tarde a Evo Morales en Bolivia, virajes en la política internas en Ecuador, la muerte de 3 grandes líderes como Néstor Kirchner, Fidel Castro y Hugo Chávez, y sumado finalmente esto a un golpe de marketing mezclado con odio misógino y machista que se materializó a través de una brutal persecución política y mediática a la líder argentina Cristina Fernández, hicieron que Latinoamérica cayera en manos de la desgracia Neoliberal.

Sin embargo la Patria Grande se hace sentir nuevamente, gracias a ese ADN que siempre resiste a los ataques históricos de los conquistadores, de los invasores y de los imperialistas.

En el resurgir de Argentina, la conmemoración masiva de los 75 años de la gesta popular del 17 de octubre de 1945, es manifiesta la voluntad colectiva del pueblo sintetizado en el discurso del Presidente Alberto Fernández que manifiesta la necesidad de Reconstruir una Argentina más independiente, justa y soberana.

Por otro lado las elecciones democráticas en Bolivia devuelven la tranquilidad a un pueblo que se resistió durante 1 año al golpe de Estado realizado a Evo Morales; recuperando su democracia y proclamándose en favor del desarrollo del pueblo con inclusión ponderando la diversidad como valor ético.

El Plebiscito llevado adelante en Chile termina de poner en jaque toda la estructura jurídica que sostiene a la derecha y su sistema injusto. Las rebeliones populares de los años anteriores, con su presión, llevaron a que se plesbicite una refundación de los sustentos normativos de la nación; dando por tierra la constitución del dictador y asesino de Pinochet. Destacando en este resurgir la necesidad de una representación amplia y plural que sobre todo prioriza la paridad de género como condición primera.

Late fuerte el corazón revolucionario y emancipador de una América Latina que nunca será sirviente, nunca será colono y de ningún modo será el patio trasero.

“Con un grito en la Voz” se erige una identidad que comienza recuperando su fuerza, quedando claro en la manifestación del Presidente de Argentina de la necesidad de Reconstruir la UNASUR sobre las bases de la Historia, de los valores y los líderes reunidos en el Grupo Puebla; y lo que es más importante recuperado y poniendo de pie un icono de la unidad sudamericana; la imagen de su gran impulsor contemporáneo Néstor Kirchner, estatua que fue guardada en un depósito y que pone en evidencia el desmantelamiento de esa iniciativa regional y que fuerza sacada de la sede de Quito.

Vuelve la imagen incólume de Néstor a brillar  en la Centro Cultural Kirchner, y con ello se revitaliza  el espíritu de lucha propio de un pueblo que resiste y a la vez construye  la justa, libre y solidaria Patria Grande.

Categories: COLUMNAS

Deja un comentario