COLUMNAS

LA CONFLUENCIA DE 4 HITOS HISTÓRICOS UN 27 DE ABRIL

Por Rodolfo Dominguez – Militante Frente Grande San Juan –

Hoy 27 de abril es la conjunción de varias fechas importantes para la memoria histórica, en la memoria política de un pueblo. Hoy convergen para los argentinos el 19° aniversario de las elecciones presidenciales de 2003, cuando Néstor Kirchner llegó a presidencia de la Nación. Cuando la historia empezó a cambiar para el pueblo argentino, cuando empezó esta larga marcha de construir un bloque histórico político social que sea capaza de construir una vida no de derecha. Una vida nacional popular democrática feminista latinoamericanista.

Nestor entonces es el artífice de esta refundación de las esperanzas. Otra de las fechas emparentada con nuestra memoria, es el 27 de abril de 1977, los responsables del terrorismo de Estado secuestran y luego hacen desaparecer al creador de “El Eternauta”. Ya habían secuestrado a sus niñas, a sus hijas, previamente. El enseñamiento del terrorismo de estado del genocidio político e ideológico que intento domesticar a nuestro país para que nunca más osáramos pensar otra vida posible que una vida de derecha. ¿Por qué molestaba tanto Oesterheld? Porque toda su obra refleja que “el único héroe válido es el héroe colectivo, es aquel que actúa en grupo.”

Hoy también se cumplen 85 años del fallecimiento de Antonio Gramsci. Apenas con 46 años fruto de la cárcel y las torturas sufridas por el fascismo, quien va crear las categorías, herramientas de pensamiento con el que la izquierda y las fuerzas nacionales y populares tanto en la vieja Europa pero sobre todo en nuestro continente y en particular en nuestro país van a ser la base de las disputa por la hegemonía, muere físicamente, pero su pensamiento y sus herramientas viven y nos interpelan diaria y cotidianamente en la construcción de un mundo mejor. Como rescata José Arico (otro gran militante argentino del grupo pasado y presente de los años 60-70), Antonio Gramsci, ante todo y sobre todo fue un político práctico. Y por ello no se puede comprender el análisis gramsciano si no se observa su condición de militante y dirigente de la clase obrera italiana. Antonio Gramsci fue un hombre de partido, interesado en la construcción del nuevo orden, del nuevo Estado, del logro de la hegemonía del proletariado y del papel que deben jugar los intelectuales en este nuevo orden. También fue un analista de cómo la burguesía se mantiene en el poder, cómo ésta construye hegemonía reproduciendo su patrón de dominación a través de la cultura usando como herramientas la educación, medios de comunicación etc.

La otra fecha es el nacimiento del partido Frente Grande en la argentina. El 27 de abril de 1993 en el famoso café Tortoni ubicado en la Avda. de mayo 825 entre Piedras y Tacuarí, Carlos “Chacho” Álvarez, hace la presentación formal del Frente Grande, que tiene entre sus principios fundantes la redistribución de las riquezas, la calidad de las instituciones, la justicia social y la inclusión. También se define como de izquierda democrática. Se procuraba en aquel proyecto rescatar las mejores tradiciones nacionales y populares y luchar contra la reacción neoliberal en la economía y en la política.

El Frente Grande sin duda como todo nuestro país se refunda junto con la gesta de Nestor y Cristina, ya un poco antes del 2003, cuando junto con Nestor Kirchner se empieza a caminar el país para la construcción de una argentina que incluya a todos. Y hay seguimos sin dar ningún paso atrás en la unidad y disputa por la construcción de una herramienta nacional, popular, democrática, feminista, latinoamericanista, con las convicciones intactas de ser herederos de la praxis de Gramsci, de la resistencia de los Oesterheld, de la convicción de German Abdala, de la tozudez profunda de poder cambiar las cosas de Nestor.

La confluencia de estas fechas el fallecimiento de Gramsci, el secuestro y desaparición de H. G. Oesterheld, el nacimiento del Frente Grande para enfrentar el neoliberalismo, el triunfo electoral de Nestor en el 2003. Son momentos de una sola historia, la historia de la larga marcha de nuestro pueblo, sus dirigentes, sus herramientas políticas, sus luchas políticas por la vida digna, la vida no neoliberal de derecha en todas sus formas. Que lo por venir, la disputa por la hegemonía cultural acompañada de la creación de un bloque histórico, social, cultural, político capaz de derrotar las fuerzas del neoliberalismo y su proyecto de democracias de derecha nos encuentre militando la unidad para un país que nos incluya a todes, todas, todos.

Categorías:COLUMNAS

Deja un comentario