LOCALES

Presentan en San Juan el Programa de Apoyo a Pequeños Productores Vitivinícolas en Argentina, Proviar II

El proyecto tendrá financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por 40 millones de dólares para un período de ejecución estimado de cinco años y beneficiara a 11 provincias del país.

El gobernador Sergio Uñac presidió en la tarde de este lunes, junto al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de Nación Julián Domínguez, la presentación del Proyecto de Desarrollo Sostenible de la Cadena Vitivinícola II (Proviar II), que se desarrolló en la sala Cerdera.

El Proviar II tendrá impacto directo en 11 provincias: San Juan, Mendoza, La Rioja, Salta, Catamarca, Río Negro, Neuquén, Tucumán, Córdoba, Jujuy y Chubut; y podrán participar productores primarios y establecimientos industriales de todas las regiones.

Esto es el resultado de una etapa de análisis y reformulación que se llevó a cabo a partir de 2015, tomando como base los resultados obtenidos en la primera edición del programa. El Proviar I benefició a más de 3.400 pequeños productores de todo el país, entre 2009 y 2014.

De la presentación también participaron el representante del Banco Interamericano de Desarrollo en Argentina (BID), José Agustín Aguerre; ministro de Producción y Desarrollo Económico, Ariel Lucero; ministro de Economía y Energía de Mendoza, Enrique Baquie; director general de Programas y Proyectos Sectoriales, Gervasio Moyano; secretario de Relaciones Institucionales, Jorge Solimín; asesor de Dirección de Proyectos Sectoriales y especiales, Fernando Gonzales Ojeda; secretario de Agricultura, Ganadería, Martín Gómez Sabatié; secretaria de Industria y Comercio, Adriana Vargas Carrera; director Agencia San Juan de Desarrollo e Inversiones, Fabián Ejarque; presidente de Agencia Calidad San Juan, Eduardo D’Anna; presidente del INV, Martín Hinojosa; presidente de COVIAR ,José Zucardi , demás funcionarios.

El gobernador Uñac señaló que “siempre los sanjuaninos y el sector van a recordar con mucho cariño que se haya decidido festejar estos 10, 11 años del decreto nacional que determino al vino bebida nacional con todo lo que eso implica”.

Agrego que “en principio, para Mendoza y San Juan en orden decreciente en la participación de la vitivinicultura argentina. Pero también hoy con el resto de 16 provincias más que han decidido con mucha fuerza, con emprendimientos mayores o menores, apostar a esta actividad que nos identifica a los sanjuaninos. Una actividad que pueda generar riqueza y que pueda generar empleo genuino para muchos de los habitantes de estas 18 provincias argentinas».

El gobernador agradeció la visita del ministro Domínguez y del representante del BID al decir que “es un gusto que podamos discutir las cosas que hacen al desarrollo de una actividad económica que identifica a los sanjuaninos y es un gusto además que una institución tan prestigiosa nos acompañe en proyectos más que importantes en la provincia de San Juan”.

En este sentido manifestó que “en algunos días más vamos a presentar la nueva edición de un préstamo que ha sido muy significativo para San Juan en correlación al San Juan Uno, San Juan Dos, con fondos aportados por el BID que vienen acompañados por inversión provincial. Tienen como único destino acompañar el desarrollo y el proceso productivo de las empresas y empresarios de las cadenas productivas de la provincia de San Juan”.

«Es una tarde de buenos anuncios, buenas noticias para el sector, porque después de 10 años venimos a anunciar que en este caso 40 millones de dólares van a estar al servicio de esta cadena productiva, agradecer muchísimo que los ojos hayan estado puestos en esta actividad», agregó el gobernador.

También aseguró que “ponemos la provincia a disposición para que podamos seguir trabajando, que podamos enmarcar esta tarde de festejo para el sector vitivinícola. Hemos también podido diversificar la matriz productiva y hemos sumado a la vitivinicultura que es una actividad que nos define, nos identifica, que nos permite presentarnos en el país, en el mundo mucho más que otras actividades que también hacemos con mucho orgullo”.

Indicó además: «El gran desafío de los gobiernos será determinar nuevos caminos que permitan nuevas oportunidades, que generen más empleo genuino para sus habitantes y la vitivinicultura va en esa línea. La opinión de cada uno de ustedes vale, nosotros acompañamos la decisión del Gobierno Nacional, del Ministerio de Agricultura, de realizar esta inversión. Nos necesitamos todos, es un sector que necesita del aporte de todos, de la experiencia en este camino de dialogo que necesariamente el país debe tomar», sostuvo el gobernador Uñac.

Uñac convoco a todos a seguir trabajando codo a codo, porque dijo que “nunca la provincia de San Juan ha tenido una postura pasiva. Siempre nos hemos sentado a hablar de muchas cosas en esta mesa. El valor de la uva que tanto nos preocupa a todos, bregamos porque haya precio razonable que les permita sostenerse a cada a uno de los integrantes de este primer eslabón necesario para poder pasar al segundo de industrialización».

Por su parte, el ministro de Agricultura Julián Domínguez dijo que “asistimos a un cambio de época, donde todos los días tenemos que aprender a cómo reaccionar ante hechos y circunstancias que no manejamos”.

Agregó que «primero fue el coronavirus, del cual estamos saliendo nadie imaginaba ese escenario, la industria del conocimiento y en simultáneo aceleró su proceso, el cambio climático que parecía algo lejano se quedó entre nosotros de una manera absolutamente imprevista, dijo el ministro».

Por otro lado afirmó: “En simultáneo se coordina sequías, incendios, inundaciones, con lo cual tenemos que reprogramar el diseño de políticas públicas en función de convivir con este cambio climático que requiere respuestas nuevas”.

El funcionario nacional manifestó que “está claro que este cambio climático trae dos cosas. Vengo de Corrientes donde no imaginé nunca ver el escenario dantesco que vi, lo más parecido a las representaciones de lo que uno se imagina los peores escenarios de la vida, animales, árboles quemados, todo quemado”.

Dijo que “lo que está en discusión por estas horas es dónde ponemos las prioridades, el presiente ha definido muy bien que los productores deben seguir produciendo. Porque esta crisis siempre tiene una consecuencia, desaparece el productor más chico y como resultado el productor más grande, concentra su patrimonio en estas crisis».

Julián Domínguez reconoció que “el sector de la vitivinicultura ha hecho un esfuerzo extraordinario, la dirigencia política de las provincias vitivinícolas ha logrado construir institucionalidad para fortalecer la articulación de los diferentes intereses de la cadena. Muestra de ello es el instituto del vino, la Coviar con una visión de fortalecer la participación de los actores de la cadena productiva en este proceso de cuidar los productores, de fortalecer el proceso de comercialización, de industrialización”.

El ministro de Agricultura dijo: “Hoy podemos decir que este año ha sido el año de mayor exportación de vino a granel de la historia del país, sin duda es un hecho para celebrar. La reconversión de todas las bodegas argentinas es un hecho que nos llena de orgullo y nos pone a nuestros empresarios en nivel de las ofertas más exigentes a nivel global».

Subrayó que “es una experiencia que tenemos que celebrar, la experiencia de la Coviar ha sido valorada y el sector de la vitivinicultura ha tenido la virtud de aporte del primer plan estratégico que se desarrolla en la Argentina”.

La prioridad de nuestro ministerio “es atender el problema del agua que es central. Podemos confirmar que la recurrencia de comportamientos climáticos agresivos achicó el tiempo de ocurrencia. Lo que sucedía cada 10 años, hoy es de cinco”.

Continuó diciendo «para esto Argentina necesita de la asistencia y el BID es importante, porque la cooperación, el financiamiento de identidades internacionales para nosotros es decisivo, también la flexibilidad y la interpretación de quienes quieren tomar un crédito y el respeto a los criterios de los países soberanos que quieren tomar un crédito”.

El ministro agradeció el financiamiento del BID diciendo que “en el pasado venían y nos decían lo que teníamos que hacer y hoy la oferta de financiamiento está anclada a un respeto de las decisiones soberanas, a la calidad de quienes gestionan el financiamiento”.

Para finalizar, Domínguez dijo que “lo importante para el gobierno es el sector vitivinícola, por el trabajo y conquista que tiene, por su capacidad extraordinaria”.

El representante del BID, José Aguerre relató que “cuando el banco define su misión 2025 que son las prioridades institucionales nos centramos en cinco, que son productividad y comercialización en el exterior, lucha contra el cambio climático, desarrollo de PYMES, digitalización”.

Agregó que “para el banco es natural financiar este tipo de intervención que esperamos contribuir entre todos sobre la base de lo que fue una exitosa operación del pasado, pero constituyendo en función de las nuevas realidades de todas las nuevas provincias que se han sumado a la actividad”.

A esto, el ministro de Producción y Desarrollo Económico, Ariel Lucero dijo que “estas actividades que vienen después de un 15 de octubre donde el ministro Julián Domínguez, junto al presidente de la Nación y con el trabajo que se había realizado desde la Corporación, las entidades vitivinícolas decidieron darle continuidad a un programa que es Proviar II”.

«Es un apoyo para el sector vitícola tan importante en nuestra provincia y que de alguna manera nos va a dar el financiamiento necesario para trabajar distintas áreas. Se está trabajando, quedan cuatro meses para definir a donde se van a destinar esos fondos, sin dudas que el tema hídrico en el caso nuestro va a ser puntual pero también tenemos muchos temas que el sector vitivinícola necesita”, dijo y agradeció el apoyo del BID.

Detalles del Programa

El 14 de Octubre del 2021 el presidente Alberto Fernández, junto a Gustavo Beliz, Julián Domínguez, Juan Zabaleta y Agustín Aguerre, desde Casa Rosada anunció el aval y priorización ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por parte del Estado argentino de Proviar II.

El Proyecto de Desarrollo Sostenible de la Cadena Vitivinícola II (Proviar II), que tendrá financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por 40 millones de dólares, para un período de ejecución estimado de cinco años. A esta cifra se le sumará un porcentaje de contraparte en torno al 60% a cargo del productor o establecimiento del sector vitivinícola beneficiado.

El Proviar II tendrá impacto directo en 11 provincias: San Juan, Mendoza, La Rioja, Salta, Catamarca, Rio Negro, Neuquén, Tucumán, Córdoba, Jujuy y Chubut; y podrán participar productores primarios y establecimientos industriales de todas las regiones. Es el resultado de una etapa de análisis y reformulación que se llevó a cabo a partir de 2015, tomando como base los resultados obtenidos en la primera edición del programa.

Proviar I benefició a más de 3.400 pequeños productores de todo el país, entre 2009 y 2014.

Vitivinicultura en números

Argentina cuenta con 215.169 hectáreas cultivadas en 18 provincias. A nivel país hay 23.782 viñedos que están en producción. En total, existen más 16.484 productores.

Según datos registrados ante el INV, al año 2020, en el país hay más de 1.237 bodegas. Se estima que el sector genera de forma directa 146.00 puestos de trabajo y más de 240.000 indirectos. El 75% de la producción vitivinícola se comercializa en el mercado interno, mientras que el 25% restante se destina al mercado externo.

En el año 2020 nuestro país exportó vinos fraccionados a 125 países por más de 1000 millones de dólares.

A nivel mundial Argentina se ha posicionado durante el 2020 como el quinto país productor de vino luego de Italia, Francia, España y Estados Unidos. Es el octavo país productor de uva y está dentro de los 10 países que más volumen de vino consume. En el ranking mundial de países exportadores es el octavo exportador mundial de vinos fraccionados, sexto en vinos a granel y es el primer exportador y productor de mosto concentrado blanco en el mundo.

Objetivo general del Programa

Contribuir a la sustentabilidad social, económica y ambiental de la vitivinicultura argentina, con la inclusión de todos los actores, en particular de los pequeños y medianos productores/as y jóvenes rurales, optimizando el uso de los recursos naturales, promoviendo el asociativismo y fomentando el arraigo rural.

Objetivos específicos:
  • Fortalecer el poder de negociación, la representatividad y la participación en espacios de concertación de pequeños y medianos productores.
  • Mejorar la rentabilidad, productividad y eficiencia de productores vitícolas.
  • Incrementar el volumen y valor de productos vitivinícolas comercializados por pequeños y medianos establecimientos vitivinícolas.
  • Propiciar nuevas iniciativas y emprendimientos de jóvenes, con perspectiva de género, que incentiven el arraigo rural.
Componentes:

Componente 1 – Innovación Tecnológica y Organizacional para Grupos Asociativos de Pequeños Productores/as vitícolas (Financiamiento externo US$ 26 millones de dólares).

En el marco de este componente, el Programa ofrecerá asistencia técnica y capacitación a grupos asociativos, con el objetivo de que el fortalecimiento de esquemas asociativos permita superar las dificultades que individualmente no pueden abordar, reducir costos con economías de escala, promover mejoras en la calidad y agregado de valor y mejorar la rentabilidad de los productores vitivinícolas.

Mediante este subcomponente se financiarán innovaciones con foco en la optimización del uso del agua para riego, la reducción de costos operativos, la innovación tecnológica, los cambios organizaciones que permitan una mejor la distribución de la renta en la cadena vitivinícola, con prioridad en aquellos que promuevan la incorporación de jóvenes y mujeres a la producción vitícola.

Serán priorizadas, también inversiones que se diseñen en función de la demanda de productos vitícolas, dirigidas a atender los requerimientos de mercados y consumidores (vinos orgánicos, pasas de uvas, certificaciones de BPA o de huella hídrica, como algunos ejemplos), en lugar de priorizar solo la ampliación de oferta de productos.

Componente 2 – Apoyo para la Comercialización de Pequeños y Medianos Establecimientos Vitivinícolas. (Financiamiento externo US$ 7 millones de dólares).

En el marco de este componente, el Programa ofrecerá asistencia técnica y capacitación para grupos asociativos, dirigida para la constitución, fortalecimiento y seguimiento de estos grupos. El componente también financiará, por un lado, inversiones en capital de trabajo y equipamiento necesario para lograr concretar las estrategias de comercialización establecidas por los grupos asociativos; y por otro lado, financiará inversiones en infraestructura y equipamiento en los establecimientos vitivinícolas que permitan mejorar la calidad de los productos y cumplir con los requisitos de Buenas Practicas Manufactureras y otras Certificaciones exigidas cada vez por una mayor cantidad de mercados.

Componente 3 –Apoyo y financiamiento a iniciativas de jóvenes con fines productivos para el arraigo rural (Financiamiento externo US$ 4 millones de dólares).

Este componente apoya iniciativas que fomenten el arraigo rural, principalmente de jóvenes, con inclusión de perspectiva de género que, con fines productivos, transformadores o de servicios, generen empleo o autoempleo en el medio rural o semi-rural, entendiendo que una política que pretenda consolidar el arraigo y la permanencia de los jóvenes y mujeres en el medio rural desarrollando actividades agropecuarias debería poner el acento en fortalecer y apoyar económicamente la estructura de aquellas familias que ya realizan dichas tareas en pos de garantizar la trayectoria de los jóvenes hacia la actividad, y apoyar la constitución de nuevos emprendimientos que generen alternativas de ingresos y trabajo en el ámbito rural.

Categorías:LOCALES, NOTICIAS

Deja un comentario