notas portada

LUZ PARA HOY, AGUA PARA MAÑANA

Fotografía de La Garganta Poderosa

San Juan, 29 de Marzo de 2021

Desde el pasado 17 de febrero del corriente año, en la localidad de Punta del Agua en el departamento de 25 de Mayo, no se dispone de luz ni de agua.

¿Imaginás buscar una gota de agua en el desierto? No es una frase célebre o una imagen mental, es la vida real. En la localidad Punta del Agua de la provincia de San Juan hace más de un mes que no tenemos luz ni agua. El 17 de febrero, el personal de Energía San Juan, empresa encargada de la distribución eléctrica de la provincia, se llevó el único transformador que había en la zona porque “precisaban colocarlo en otro lugar”. Y nunca volvieron. Los dueños de la finca no pagaron las boletas de la luz, condenando a la oscuridad a los cuidadores que viven y trabajan ahí hace muchísimo tiempo. Se llevaron la única herramienta que brindaba electricidad a las familias de la zona, entre ellas la de Estrella Molina: “La mayoría sufrimos en la noche. Mi hermana tiene un generador de corriente eléctrica que gasta un litro y medio de nafta en una hora, ¡con lo cara que está! Cuando se nos acaba el dinero, dejamos de comprar combustible y nos arreglamos con velas. Para colmo, ese aparato no se puede conectar a ninguna bomba, porque no tiene potencia suficiente. Es muy feo e inhumano, a nadie le gusta vivir en estas condiciones, en la penumbra”.

Bien al margen y entre las sombras, siempre la misma historia: nuestros barrios populares teniendo que arreglárselas con las sobras. Sin red de agua potable, por las canillas no corre ni un hilito de esperanza: “El agua es insuficiente; la Municipalidad de 25 de Mayo envía un camión cisterna sólo una vez por mes y trae una tanda de 3 mil litros de agua que nos dura una semana y media, como máximo. Cuando se nos termina, tenemos que contratar al camión de forma particular, pero no tenemos los recursos para pagarlo”.

En una comunidad que tiene más de 500 habitantes, nuestro comedor poderoso no se puede cortar, pero es toda una hazaña sostenerlo cuando no tenés agua:En mi casa funciona el comedor; cocinamos dos veces por semana para todo el barrio. Vivo pensando cómo hacer para no quedarme sin agua, porque no hay plata. Estamos viviendo una escasez tremenda, por eso insistimos, para que nos escuchen».

Faltan agua y electricidad,
y soluciones de la Municipalidad.

Fuente: La Garganta Poderosa

Categorías:notas portada

Deja un comentario