LOCALES

Procesan al acusado de abusar de una nena en el Jockey Club

Al comienzo la causa no tenía elementos de peso contra Alejandro Díaz (43), sin embargo los contundentes informes médico y psicológico revirtieron la situación. El juez dictó su procesamiento con prisión preventiva y quedó alojado en el Penal de Chimbas.

Hace poco más de un mes se conoció que una nena de 6 años fue víctima de un aberrante abuso sexual en el Jockey Club, pero las primeras pruebas y testimonios recabados no eran elementos de peso para inculpar a Alejandro Raúl Díaz (43), el único y principal sospechoso. Sin embargo, los contundentes resultados de los informes médico y psicológico de la pequeña fueron clave para que el juez del Cuarto Juzgado de Instrucción, Martín Heredia Zaldo, resolviera ayer procesarlo con prisión preventiva y quedara tras las rejas en el Penal de Chimbas. El aberrante hecho ocurrió en la tarde del miércoles 20 de febrero de 2019, en el interior del Jockey Club, cuando la pequeña fue junto a su madre y sus hermanos a disfrutar de la pileta y las instalaciones del lugar.

En este contexto, el implicado habría aprovechado un descuido no sólo de la mirada de los familiares sino también de las demás personas que estaban en el club para alejarse de la multitud con la nena y su hija (de 6 años también), con la excusa de ir a tomar una gaseosa, según aseguraron fuentes calificadas. Mientras estaban la mujer junto a sus hijos en una mesa con sus amigas en el club, la nena fue a la pileta y en un momento en el que ella se acercó a comer, se habría aproximado Díaz, junto a su hija. En ese momento, le dijo que «la iba a adoptar a la nena porque juega permanentemente con su hija», según informaron fuentes judiciales.

La pequeña se fue a la pileta con su amiguita y salieron a jugar en el toro, pero unos 20 minutos después llegó el hermanito de la nena y le contó que la vio con el hombre caminar, asustada y –según fuentes del caso- que se largó a llorar y aseguró «no me deja decir nada». Se fue en búsqueda de su hija, pero al no contarle nada, fue directo a buscar al hombre, pronto se sumaron otras personas y cuando se lo encontró de frente lo insultó, le pegó una cachetada y los demás buscaron lincharlo. Otras personas lo escondieron en la cocina del lugar hasta que se lo llevó personal policial. Entre los testimonios, su hermanito contó que Díaz la habría metido en una cuarto de chapa, donde se encuentra una bomba de agua, y ahí cometió el abuso.

Pero las pruebas clave que apoyaron los testimonios de la causa fueron los contundentes informes de los profesionales. El médico constató la erosión de las partes íntimas de la nena y el psicológico, donde se evidenció que hay indicadores compatibles con situaciones de abuso sexual. Esto complicó severamente la situación del implicado. Cuando tuvo la oportunidad de dar su versión de los hechos ante el juez y defenderse de la acusación en su contra, Díaz decidió no emitir ninguna palabra y se abstuvo. Finalmente, con la evidencia recabada, que apoyó sustancialmente los testimonios, el juez lo procesó por abuso sexual gravemente ultrajante con prisión preventiva en el Servicio Penitenciario Provincial y le trabó un embargo de 100 mil pesos.

Categories: LOCALES, NOTICIAS

Deja un comentario