notas portada

Reforma tributaria: en jaque el financiamiento del ENARD

Con la eliminación de la cláusula que permite recaudar la alícuota del 1 por ciento de la facturación por telefonía celular peligra el financiamiento del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo. La ley 26573 sancionada en 2009 tenía como objetivo el financiamiento, implementación y desarrollo de las políticas de alto rendimiento. Silencio del secretario Carlos Mac Allister.

Las reformas aplicadas por el Gobierno de Mauricio Macri comienzan a afectar directa e indirectamente a otras áreas que reciben ingresos por los distintos impuestos. Uno de ellos es el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo cuyas actividades se financian, según el inciso A del artículo 39 de la Ley, “con el producto de un cargo del 1% aplicado sobre el precio del abono que las empresas de telefonía celular facturen a sus clientes, neto de IVA”.

El Enard es una persona jurídica de derecho público no estatal destinado a gestionar y coordinar apoyos económicos específicos para la implementación y desarrollo de las políticas de alto rendimiento. Fue creado a partir de la sanción de la Ley Nº 26.573, el 2 de diciembre de 2009.

De esta forma se ha permitido que en sus siete ejercicios previos desde su puesta en funciones el 12 de marzo de 2010, recaudara una cifra auditada de $1.947 millones. Si se suma el estimado para 2017 de no menos de $600 millones, el monto global que ha recibido el deporte nacional es de $2.500 millones, cifra que puede cortarse de manera drástica.

La medida que mantiene el silencio del secretario de Deportes Carlos Mac Allister que ha tenido varios episodios de recortes al frente de su cartera como así también en las becas para deportistas paralimpicos no llama la atención. Otro que se ha mantenido sin emitir opinión sobre la reforma es el empresario telefónico Gerardo Wertheim quien es hoy oficia como presidente del Enard.

El artículo 124 de la Reforma Tributaria dispone la derogación del inciso A del artículo 39 de la 26.573 lo que dejaría al deporte nacional sin base de financiación. No aparece en ningún otro lado de la normativa un método o recurso que permita generar fondos genuinos para los deportistas de alcance olímpico.

Buenos Aires será sede de los Juegos Olímpicos de la Juventud en 2018 pero las políticas de desarrollo e inclusión en base al deporte por parte del Gobierno parece alejarse rotundamente de los paradigmas que pregona el Comité Olímpico Internacional a la hora de pregonar el desarrollo de los deportes amateurs.

 

 

Deja un comentario