notas portada

Los gobernadores se reúnen nuevamente para armar una contraoferta al Gobierno nacional

Luego del encuentro en el CFI, los gobernadores opositores le responderán hoy a la Rosada por la propuesta de pacto fiscal. Quieren más flexibilidad y plazos para la reducción de Ingresos Brutos.

El mapa desigual de Ingresos Brutos es un problema y, a la vez, podría servir de solución. La eliminación y baja de ese impuesto que Mauricio Macri impone en su pacto fiscal aparece en el podio crítico que los gobernadores opositores discutirán mañana con un doble plan: diseñar una contraoferta técnica y acordar una posición uniforme. Firman todas o ninguna.

En el CFI, temprano, se reunirán los ministros de Economía -que ya fueron juntando objeciones y demandas- para bosquejar la «contraoferta» que al mediodía pulirán sus jefes antes de enviarla por mail a la Rosada.

Las provincias tienen un repertorio de correcciones y tachas al plan PRO. No sólo las opositoras que forman el eje CFI. También, en voz baja, se quejan mandatarios de Cambiemos. Alguno, incluso, podría participar de la reunión.

Uno de los puntos más picantes es el esquema para suprimir IIBB para la producción y limitar la alícuota a un 4%. Esa reforma golpea feo a varias provincias -Misiones y Mendoza, por caso- daña a casi todas y sólo no afecta a un par. En San Juan la exención es casi plena. En Córdoba se bajó, pero comercio está arriba del 4 por ciento. En Buenos Aires, que descansa sobre los fondos extra del pacto, comercio está en 5 o más.

La hoja de ruta sobre la que se enfocarán ministros y gobernadores es dual: fijar en 5 por ciento la alícuota máxima y establecer un régimen diversificado que no estandarice valores y regiones. Quieren, también, que la progresión mude el dead line del 2022 al 2025.

¿Argumentos? Nación pide bajar/eliminar IIBB pero no contempla ningún esquema de compensación directa sino que ofrece la «solución del mercado» que se sintetiza en el siguiente silogismo: bajan los impuestos provinciales, crece la economía, se recauda más IVA y Ganancias por lo que coparticipan más fondos a las provincias. «Como teoría es muy linda», dice un peronista que recolectó posturas y propuestas de las demás provincias. La diversidad puede ir a una contraoferta para que la baja y las alícuotas impacten menos en las provincias que tienen mayor dependencia de IIBB.

Como el hueco de Ingresos Brutos se cubriría con coparticipación federal, en la discusión entra la cuestión de Ganancias. El fin del artículo 104° tiene como lado B que lo recaudado por cheque va todo a ANSeS. Pero como ese tributo se podrá deducir de Ganancias y el revalúo impositivo también afectará esos ingresos, las provincias temen que se reduzca los fondos a coparticipar. Una doble navaja: baja la recaudación propia por IIBB y baja, además, lo recaudado por Ganancias que se reparte entre las provincias.

Otro punto que los gobernadores quieren retocar es la renuncia a demandas ante la Corte. En Nueva York, Macri le planteó a Miguel Lifschitz el tema, ya que Santa Fe tiene una sentencia por el 15 por ciento de ANSeS. El gobernador le anticipó su negativa. En Casa Rosada señalan a San Luis, de Alberto Rodríguez Saá, y La Pampa, con Carlos Verna, como las provincias díscolas que se niegan a firmar. Ayer se confirmó que Macri encabezará la reunión del jueves, en un intento por meterle presión a los gobernadores. La cita en el CFI servirá para unificar no solo letra y demandas, sino sobre todo postura política. Algunos mandatarios son más proclives a firmar, en la medida que haya correcciones, y otros se muestran más duros.

La compensación multimillonaria a la provincia de Buenos Aires es otra bomba sucia. En las provincias cayó pésimo que el documento inicial no figure los montos y aparezcan, luego, con 21 mil millones para 2018 y 44 mil millones para 2019. “Es cierto que es plata de Nación, pero lo que va a Buenos Aires deja de ir a las demás provincias”, sintetiza un funcionario provincial.

Con 36 horas por delante para discutir entre los mandatarios y negociar con Nación, era pocos, muy pocos, los que apostaban a que el jueves se firme el pacto fiscal de Macri.

Deja un comentario