notas portada

Desde el 2016 se perdieron 66 mil puestos de trabajo en el sector industrial

Los datos presentados por el Ministerio de Trabajo reflejan una constante caída de la ocupación en el sector manufacturero y un crecimiento del registro de monotributistas. Los aumentos de tarifas, los nuevos mecanismos de intervención estatal en los conflictos laborales y la caída en la demanda interna fueron los principales desencadenantes de la desoladora situación.

Los datos de empleo presentados por el Ministerio de Trabajo reflejan la continuidad de la caída de la ocupación en el sector manufacturero. Durante la gestión de Cambiemos se perdieron 66 mil puestos y creció el registro de monotributistas. En la comparación contra el mismo mes del año pasado la caída alcanza a 30.300 posiciones.

A partir del análisis de los datos oficiales, se desprende que hubo bajas mensuales en dieciséis de los veinte registros publicados desde que Jorge Triaca y Francisco Cabrera asumieron. Cuando se analiza la evolución desde el comienzo del nuevo Gobierno las pérdidas afectaron a 66.400 asalariados industriales, lo que representa alrededor del 5,5 por ciento del empleo manufacturero total.

El crecimiento de las importaciones de bienes de consumo con la destrucción de puestos de trabajo en sectores industriales se sumó a los aumentos de tarifas, la política monetaria contractiva, los nuevos mecanismos de intervención estatal en los conflictos laborales y la caída en la demanda interna. Estos son los principales factores que explican el desempeño de la ocupación manufacturera desde finales de 2015.

A pesar del sostenido deterioro industrial, los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) muestran una paulatina mejora en el empleo asalariado del sector privado total. Sin embargo, la mejora interanual para el sector privado asalariado no compensa la caída registrada desde que Mauricio Macri asumió la presidencia. “Los datos de empleo no están volando, pero son relativamente satisfactorios”, indicó ayer el subsecretario de Estudios Laborales de Trabajo, José de Anchorena a Cronista.com.

Los datos publicados por el Ejecutivo reflejan cómo la destrucción de puestos calificados con remuneraciones por encima de la media es compensada por la creación de ocupaciones precarias con ingresos por debajo del promedio.

 

Deja un comentario