NACIONALES

¿Dónde está Santiago Maldonado? El juez no citará a Noceti, uno de los principales sospechosos

El juez federal de Esquel Guido Otranto dio una improvizada “conferencia de prensa” en la tarde de este domingo (ante TN y dos medios más) en la puerta de su juzgado. Allí respondió algunas preguntas.

Fue luego de una reunión que mantuvo nada menos que con Gerardo Milman, el secretario de Seguridad Interior del Ministerio de Seguridad de la Nación. Milman viajo a Esquel para entregarle a Otranto documentación que contiene actuaciones internas del Ministerio, con declaraciones de los gendarmes que participaron del operativo del 31 de julio y 1° de agosto. Según el secretario de Patricia Bullrich, esa documentación contiene “fotos y testimonios relevantes para la causa”.

Tras el encuentro, en la desolada tarde dominical esquelina, Otranto habló con un par de periodistas en la verada del juzgado. Allí lanzó algunas definiciones sobre el caso que lo tiene como protagonista, la desparición de Santiago Maldonado.

Primero el juez anticipó que, posiblemente,los resultados de los análisis de ADN realizados sobre muestras de elementos recolectados en peritajes a móviles e instalaciones de Gendarmería Nacional y en la casa que habitaba Santiago estarían esta semana. “Las pruebas no son siempre concluyentes, pero arrojan un elemento muy importante”, dijo Otranto. De paso se animó a desautorizar al defensor público de Esquel, Fernando Machado, quien denunció tempranamente en la causa que Gendarmería había lavado camionetas y roto fajas de seguridad en esos mismos móviles.

Después el juez insistió con acusar a los miembros de la comunidad mapuche de “no colaborar” con la investigación, en referencia básicamente a los primeros rastrillajes realizado en la Pu Lof. “Fue el día 5 y fui sin policía, porque cuando uno va con policía se genera algún inconveniente. Yo me tuve que ir porque conmigo la situación se puso un poquito áspera porque me reprochaban haber ordenado el despeje de la ruta. Pero no hubo posibilidad de imponerse físicamente ante una negativa a continuar con el rastrillaje”.

Y enseguida vendría la confirmación del juez de que no tienen la más mínima intención de citar a declarar (ni siquiera como testigo) a uno de los principales implicados en el caso.

¿Va a citar a Noceti?, preguntó uno de los dos periodistas presentes

No tengo previsto citarlo.

(Noceti) Estuvo en el lugar, ¿cómo dicen los familiares?

Estuvo acá en Esquel. Esa tarde pasó, estuvo acá conmigo, evaluando toda la situación. Pero citarlo no.

¿No coordinó para usted el operativo?

No. Creo que no…

Incluso algunos funcionarios provinciales hablaron de una coordinación, dijo el otro periodista

No sé qué habrán coordinado a nivel político en esa reunión del 31. A mí, en la reunión que tuve con Pablo Noceti acá, me reconfirmó lo que ya me había adelantado por teléfono el día anterior: que la Gendarmería y las fuezas provinciales iban a actuar por iniciativa propia cada vez que hubiese un corte de ruta con violencia.

Así quedó entonces confirmado que el juez que tiene la obligación de hallar con vida a Santiago Maldonado no pretende saber qué movimientos hizo, qué órdenes dio y qué sabe del paradero del joven el funcionario nacional directamente implicado en los hechos.

En una nota publicada este fin de semana, este diario se preguntó si fue Pablo Noceti quien ordenó, en definitiva, la desparición de Santiago Maldonado. Esa misma pregunta se la hacen quienes conocen bastante el expediente y vienen reconstruyendo el caso desde el primer día.

Una pregunta que, al parecer, el juez Guido Otranto (de muy buena y fluida relación con Noceti) no tiene pensado formular nunca.

Fuente: La Izquierda Diario

Deja un comentario