notas portada

¿QUE ESCONDE EL TITULAR: “LA PRIMERA MUJER RECTORA SE PERFILA EN LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN JUAN”?

Fotografía de Diario de Cuyo (2018)

A dos días de las elecciones de nuevas autoridades en la Universidad Nacional de San Juan, a realizarse el próximo jueves 10 de junio, los y las candidatas lanzan propuestas de campaña y promocionan imágenes políticas de reivindicación de luchas sociales, docentes, estudiantiles, feministas e indígenas, buscando posicionarse en la punta de las elecciones como favoritos y favoritas. Muchos candidatos y candidatas son conocidos/as por sus largas gestiones ocupando cargos directivos en la Universidad. Es el caso de Rosa Garbarino, candidata a Rectora por la lista«Pluralidad y compromiso», y quien ha ocupado el cargo de decana de la Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes a lo largo de una década.

San Juan, 8 de Junio de 2021

Por Carina Jofre

La candidatura de la decana Rosa Garbarino se posicionó sobre la base de mostrar el trabajo realizado durante una década. Esto lo hizo siempre en términos numéricos, haciendo alusión a la cantidad de carreras abiertas, posgrados, cantidad de egresados/as, y cantidad de obras y mejoras de infraestructura edilicia en su facultad, etc. Las condiciones políticas de fondo en las que esas supuestas innovaciones se llevaron a cabo, no han sido objeto de debate en la campaña de la decana. Sin ir más lejos, recordemos los problemas que llevaron a profundas crisis en una facultad que, incluso, llegó a ser objeto de una “toma estudiantil” en el año 2018, en el marco de una demanda por la defensa de la universidad pública, gratuita y laica. El encontronazo con el estudiantado y la decana llegó hasta la intervención de la policía federal, cuando los y las estudiantes de la facultad reclamaron quitar imágenes de culto católico en el edificio, de cara a la próxima realización del Congreso Interescuelas de Historia. Dicho evento, se terminó realizando al año siguiente en la Universidad Nacional de Catamarca.

En tal orden de conflictos, la decana Garbarino ha debido enfrentar también frecuentes denuncias de docentes y trabajadores/as de la facultad, muchos/as organizados/as en el SIDUNJ, quienes reclamaron frente a procesos arbitrarios que lesionaban sus derechos laborales. Durante su gestión ha sido carta corriente la ocupación de cargos en dependencias de la UNSJ sin cumplir procesos de concursos públicos, tal como sucedió con los cargos de Dirección del Instituto de Investigaciones y Museo “Prof. Mariano Gambier”, donde se cubrieron cargos vacantes sin llamados a concursos de antecedentes y oposición.

Pero quizás, el caso más emblemático, ejemplo de las prácticas políticas de conducción de la decana Rosa Garbarino, ha sido su antagónica posición frente a los reclamos planteados por la Comunidad Warpe del Territorio del Kuyum. Esta última, reclama -formalmente desde el 2011- la apertura a un dialogo sobre la participación indígena en la toma de decisiones respecto a la exhibición y manipulación de cuerpos humanos patrimonializados como objetos en colecciones arqueológicas en el Museo Gambier. Amparada en el marco legal vigente en Argentina (Constitución Nacional argentina, Convenio 169 de la OIT, y Declaración de Naciones Unidades sobre los derechos de los pueblos indígenas, etc) y en la ley nacional de restituciones de cuerpos a comunidades indígenas (Ley 25517- Decreto 701/10), la Comunidad Warpe recorrió un largo camino enfrentándose a todo tipo de dilaciones, incluyendo la “desaparición del expediente que contenía los antecedentes del petitorio presentado en 2011”. El expediente fue reconstruido en 2015 por intervención del Defensor del Pueblo de la Nación, quien emitió en 2017 una resolución recomendando a la Universidad Nacional de San Juan restituir los cuerpos a la comunidad warpe (ver Resolución Nº 106/17).

Como autoridad de la FFHyA, Rosa Garbarino ha sido, sin dudas, una de las principales responsables de los obstáculos que ha encontrado en su proceso de demanda esta comunidad warpe. En 2018, la decana firmó un acta acuerdo con directivos del Museo, abogados enviados de la Dirección de Patrimonio provincial, autoridades de la UNSJ, el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) y la comunidad reclamante, en donde se comprometió a contribuir al diálogo entre las partes y facilitar toda la documentación necesaria para iniciar ese proceso. En esa oportunidad, se requirió –específicamente- el Inventario del Museo Gambier. Luego de esa reunión, a pesar de haber firmado un acta acuerdo, la decana no colaboró en facilitar este inventario aduciendo diferentes argumentos. A la fecha, el Museo arqueológico, que está bajo la órbita de su facultad, se ha negado sistemáticamente a responder al requerimiento del Inventario, a pesar de haber recibido recurrentes pedidos de informe al respecto desde el propio Consejo Superior de la UNSJ.

En 2019, la Directora de Patrimonio provincial, por ese entonces, la arquitecta Andrea Blanco, en compañía de la decana Rosa Garbarino, citó a autoridades warpes a una reunión en el despacho de dicha dirección para hacerlos desistir del reclamo por la restitución de los cuerpos en el Museo Gambier, “ofreciendo a cambio una catedra libre de Pueblos Originarios” en su facultad. En años posteriores, y durante la crisis pandémica por COVID19, el Consejo Asesor Indígena de la UNSJ (creado por la ordenanza 010/19) se ha reunido en dos oportunidades insistiendo sobre el reclamo que se tiene sobre esta facultad, sin respuesta y diálogo posible.

En vista de este breve, pero intenso, recorrido de la trayectoria política de esta administradora universitaria es importante lanzar un cuestionamiento sobre “las falsas campañas” en el marco electoral en la UNSJ, en las cuales se intenta dar una buena imagen de los y las candidatas a costa de tergiversar realidades y ocultar la memoria de los hechos recientes en la universidad.

Bajo el titular de “la única candidata mujer busca imponerse como la primera rectora en la UNSJ” se esconde una conocida historia de poder patriarcal, en el que la imagen política de mujeres amigas del poder, buscan representar el espacio de enunciación vacante de las mujeres en una universidad en pleno proceso de transformación política y generacional. Esa transformación “desde las mujeres” no se realiza de arriba hacia abajo, desde quienes detentaron el poder de decisión durante tanto tiempo, se realiza desde las bases de lucha de sujetos políticos inesperados, desde las voces ausentes, voces silenciadas, acalladas, omitidas al interior de la universidad.  La pluralidad de voces exige un compromiso con la memoria y un gesto de descolonización que no puede venir desde el propio poder opresor.

Notas:

Resolución Nº 106/17. Intervención en la restitución de restos mortales de aborígenes exhibidos en Museo que depende de la Universidad Nacional de San Juan. Disponible en http://www.dpn.gob.ar/articulo.php?id=31349&pagN=1

Ordenanza 010/2019 Consejo Superior de la UNSJ. Disponible en http://www.digesto.unsj.edu.ar/admin/digesto_admin/pdf/ORD10O-1912092.pdf

Categories: notas portada

Deja un comentario