NACIONALES

El último de los detenidos por el crimen de Fernando Báez dijo que no estuvo en el lugar

Se trata de Pablo Ventura cuya familia presentó pruebas que confirman su versión. Los otros sospechosos, los 10 rugbistas detenidos, se negaron a declarar. El último adiós a Fernando Báez Sosa. 

Pablo Ventura fue detenido a 600 kilómetros de Villa Gesell, donde una patota mató a golpes en la madrugada del sábado a Fernando Báez Sosa, de 19 años. Fue el último de los sospechosos en caer detenido, cuando los investigadores advirtieron que estaba a punto de abandonar el país. Sin embargo, su familia aportó información que lo desligarían del caso. El joven acaba de declarar en la Justicia reforzando esa versión. Quienes se negaron a ser indagados fueron los 10 sospechosos restantes, todos rugbiers de Zárate.

El padre de José María Ventura había asegurado que el muchacho nunca había ido a Villa Gesell y aportó un video en el que el chico está con él y su mujer, cenando en un restaurante de Zárate unas horas antes del hecho. Después de comer, Pablo habría salido con sus amigos y volvió a su casa eso de las 4 de la madrugada del sábado. Otro dato importante es que él no juega al rugby y apenas conocería de vista al resto de los sospechosos.

Tras la declaración del joven, su abogado Jorge Santoro, confirmó a la prensa que su cliente negó haber estado en la ciudad balnearia y que ahora estarían esperando las pericias de los teléfonos que confirmarían esa hipótesis. “No tengo muy claro quien lo involucra. No tenía relación ni con la víctima ni con los atacantes”, puntualizó. Pablo seguirá detenido hasta que se aclare su situación.

Por su parte, los otros acusados, que fueron detenidos el sábado en Villa Gesell, se negaron a declarar aconsejados por su abogado defensor, ante la fiscal Verónica Zamboni de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Villa Gesell. Con diferentes grados de responsabilidad, todos están acusados del delito de «homicidio agravado por el concurso premeditado por dos o más personas», el cual prevé como pena la prisión perpetua.

Fuentes judiciales indicaron que los sospechosos fueron identificados por como Matías Benicelli, de 20 años; Ayrton Viollaz, de 20; Máximo Thomsen, de 20; Luciano Pertossi, de 18; Ciro Pertossi, de 19; Lucas Pertossi, de 20; Alejo Milanesi, de 20; Enzo Comelli, de 19; Juan Pedro Guarino, de 19 y Blas Cinalli, de 18.

Último adiós a Fernando

Los familiares, amigos y allegados de la víctima despidieron los restos de Fernando en el cementerio de la Chacarita. «Pido justicia por mi hijo, lo golpearon hasta matarlo, quiero que la Justicia actúe, que esto no quede impune», dijo Graciela, la madre de Fernando. Muchos de los deudos viajaron desde Paraguay, donde es oriunda la familia de Báez.

“Son unos animales, no puedo decir mucho. Solo puedo hablar de mi hijo. Era decente. Todos lo querían. Tenía varios grupos de amigos. Los amaba. Era muy colaborador. Iba a colegios a ayudar a los más necesitados. Era todo”, insistió la madre, quien recordó que su hijo había ingresado a la carrera de abogacía de la UBA y le decía que iba «a ser como Burlando”, sostuvo entre sollozos y agregó: “Amaba la vida, a su novia, eran felices, jugaban, no tomaba, no fumaba. Era todo. Lo mataron a golpes. Quiero justicia por mi hijo”.

Berni advirtió sobre la “necesidad de desarrollar políticas de prevención”

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, trató el caso como “una desgracia, donde el alcohol exacerba la violencia en un grupo de jóvenes, que por sobre todas las cosas tienen la particularidad de jugar al rugby». Las declaraciones fueron realizadas esta mañana en la localidad de San Bernardo, donde participó de la entrega de 10 móviles policiales para sumar al patrullaje en el partido de la Costa, junto al intendente local, Cristian Cardozo.

El funcionario sostuvo que el crimen «se pudo haber evitado, como todo», pero que «la realidad es que es un centro turístico donde el alcohol es constante en estos grupos», por lo que propuso «desarrollar políticas de prevención en lo que tiene que ver con ese consumo».

«Si no tenemos conciencia como sociedad de que tenemos que generar políticas públicas donde se intervenga a esos jóvenes que consumen los fines de semana y como una costumbre antes de salir a la noche, me parece que no vamos a afrontar el problema», concluyó.

El caso

El crimen de Fernando ocurrió el sábado alrededor de las 4.50, a la salida del boliche «Le Brique», en la avenida 3 y Paseo 102, en pleno centro de Villa Gesell. Primero, habían echado de la disco a los agresores quienes luego se reagruparon y atacaron a la víctima que intentaba parar la gresca. En un momento, el muchacho cayó malherido en el piso, donde continuaron los golpes de puño y patadas sobre él.

Al principio intervino el fiscal Walter Mércuri, titular de la UFI de General Madariaga, quien estaba de turno. El juez de Garantías de Villa Gesell, Leopoldo Mancinelli, convalidó la acusación de Mércuri para quien todos los imputados actuaron con premeditación en el delito que se les achaca: «homicidio agravado por participación premeditada de dos o más personas». Por ahora, dos de los detenidos están acusados como «coautores». La causa quedó a cargo de la fiscal Zamboni quien continúa con la investigación instruida por su colega.

Categories: NACIONALES, NOTICIAS

Deja un comentario