notas portada

Crisis en aumento: se desplomó un 7% interanual

La realidad le puso final a la arenga «la recesión terminó» que festejaba el Gobierno y le mostró que la crisis está más viva que nunca a menos de tres meses de las PASO: el INDEC registró la undécima caída consecutiva y marcó en marzo una fuerte baja interanual, con cuatro trimestres seguidos de recesión, pero la novedad es que la merma también fue a nivel intermensual.

A pesar de que ya era un argumento bastante endeble en el marco de los índices que se vienen observando, finalmente se le terminó al Gobierno la falacia de ilusionista acerca de que había comenzado la «recuperación económica». Es que el INDEC demostró que «la recesión terminó» sólo era un eslogán y que la recesión, por el contrario, sigue muy vida: la economía registró en marzo su undécima caída consecutiva y marcó una baja interanual de casi 7 puntos, con cuatro trimestres seguidos en picada, pero con la novedad de que la merma también fue a nivel intermensual.

El Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) expuso la undécima caída consecutiva y tuvo en marzo una baja del 6,8% respecto al mismo mes del año anterior, y así acumuló cuatro trimestres seguidos en recesión.

No obstante, lo novedoso -que representa un gran golpe para la espada de la mentira de la recuperación, es decir Nicolás Dujovne- es que el desplome también se manifestó a nivel intermensual con un retroceso del 1,3% en términos desestacionalizados.

La ilusión de Dujovne, puesta en relato de la mano de Marcos Peña, rompe el amor de verano de tres meses al alza. La idea que tenían los hombres de Mauricio Macri era mostrar que, a pesar de que todavía se mantenían menores niveles de actividad que en 2018, la recesión había «tocado fondo».

Pero no era así. La cuestión, según especialistas, es que esa reflexión oficialista se hizo «casualmente» durante dos meses de tranquilidad financiera a nivel mundial, que originó una inusual calma cambiaria en la Argentina y una leve baja de las tasas de interés, que llegaron a tocar un 43%.

Luego se dio un giro de 180 grados, lo que trajo aparejado un salto del dólar del 23,6% y tasas que perforaron el 74%, el mayor nivel desde la crisis del 2002.

La caída que mostró el INDEC se explica por fuertes bajas en la actividad fabril (-13,2%),  el comercio (-14,6%) y la intermediación financiera (-13,9%). Aunque en menor medida, la construcción (-7,1%) también aportó al total negativo. El agro creció 10,8% y amortiguó en parte la baja. 

Categories: notas portada

Deja un comentario