LOCALES

Catamarqueño indicó sitio “donde hay restos de desaparecidos” en San Juan

Un testigo catamarqueño, que brindó testimonio por video conferencia desde el TOF (Tribunal Oral Federal) de Catamarca, dijo que un ex militar ‘sabe dónde hay restos de desaparecidos’ por la dictadura en la provincia de San Juan.

Puntualmente, en su testimonio, el catamarqueño Juan Manuel Salas, expresó que un militar, en el año 1988, le confesó que conocía el sitio donde enterraban en San Juan a los desaparecidos durante la dictadura.

Esta diligencia se cumplió en el marco de la segunda audiencia del juicio por delitos de Lesa Humanidad en la provincia de San Juan, que tiene epicentro en el edificio del Rectorado de la Universidad Nacional de aquella provincia cuyana.

La audiencia incluyó además la lectura de cargos y acusaciones a 21 imputados que cometieron crímenes contra más de 200 víctimas en el área provincial militar 332.

Las investigaciones han determinado que los responsables de estos delitos serían 21 personas, todas pertenecientes a la fuerzas de seguridad nacional o local.

Entre los acusados está Jorge Olivera, represor que fue recapturado en enero de este año, tras estar tres años prófugo luego de ser condenado a 25 años en reclusión perpetua por delitos de lesa humanidad cometidos entre 1976 y 1983.

Además están involucrados Eduardo Daniel Vic, Juan Carlos Coronel, Eduardo Daniel Cardozo, Jorge Horacio Páez, Osvaldo Benito Martel, Daniel Rolando Gómez, Gustavo De Marchi, Juan Francisco Del Torchio, Rubén Arturo Ortega, Juan Carlos Méndez Casariego, Elías Lucio Arancio, Darvin Vianor Mejias, Oscar Emdmigio Amidey, Nicolás Dalmacio Manrique, José Hilarión Rodríguez, Juan Carlos Torres, Julio Horacio Nieto, Pedro Blanco, Rodolfo Blanco y Juan Alberto Aballay.

Únicamente 8 de los acusados están alojados en el pabellón especial para imputados por delitos de lesa humanidad en el Servicio Penitenciario de Chimbas, mientras el resto se encuentra con prisión domiciliaria.

Ayer, en una nueva jornada de tercer juicio de lesa humanidad que se realiza en San Juan, el catamarqueño Juan Manuel Salas, una de las cuatro personas que declararon en condición de testigo, señaló que un ex militar le dijo conocer el lugar donde fueron enterrados los estudiantes, militantes y dirigentes que desaparecieron en aquella provincia durante la última dictadura militar.

El testigo, Manuel Salas, estudiante de la Universidad de San Juan en la década del 70 y oriundo de Catamarca, aportó datos precisos sobre dónde se encuentran los cuerpos.

Es la primera vez que un testigo aporta este tipo de datos dando precisiones: La Marquesita, Marquesado, en el departamento de Rivadavia, es el lugar expuesto por el declarante que indica que las fozas con los cadáveres estarían en el mencionado lugar.

Este lunes en la continuidad el juicio de Lesa Humanidad hubo un testimonio particular. El testigo, Manuel Salas, estudiante de la Universidad de San Juan en la década del 70 y oriundo de Catamarca, aportó datos precisos sobre dónde se encuentran los cuerpos.

Salas fue uno de los detenidos el 2 de diciembre de 1975, en el operativo que realizaron las fuerzas de seguridad en la residencia universitaria. En su largo testimonio, que se realizó a través del sistema de videoconferencia desde Catamarca, expresó que en el año 1988 un ex militar le contó saber el sitio en el que se encuentran enterrados los restos de los desaparecidos. El testigo también manifestó que el ex militar que le contó eso aún vive y que conoce su domicilio.

Luego del testimonio de Salas, el fiscal federal Francisco Maldonado solicitó al tribunal que «se manden copias del registro audiovisual del testimonio de Salas al Juzgado Federal en donde se está investigando y existe un legajo de búsquedas de personas, con el objetivo de poder encontrar el cuerpo de los desaparecidos”.

Maldonado también le pidió a los jueces que se le reciba declaración testimonial a la persona mencionada por el testigo «para que pueda brindar precisiones sobre los dichos de Salas”.

Ezequiel Arias, otros de los testigos que declaró ayer, le contó al tribunal que el año 1981, cuando le tocó hacer el servicio militar, vio en uno de los galpones del RIM 22 máquinas de la imprenta de su padre, Florentino Arias, quien fue secuestrado el 23 de octubre de 1976 y cuyo negocio fue saqueado por los grupos de tareas.

En otro de los testimonios que se escucharon, Víctor Pesquín reconoció a Jorge Olivera como una de las personas que participaron en su secuestro, que se produjo el 9 de julio de 1976 en las puertas del ex supermercado Tempo.

Pesquín estuvo detenido una semana en La Marquesita, lugar en donde un par de veces recibió golpes por parte de los secuestradores, quienes le preguntaban sobre el paradero de su hermano, Marcelo Pesquín.

Fuente: www.catamarcactual.com.ar

Deja un comentario