Llegó la hora de la política legal para las Farc

El desarme de las Farc tendrá su cierre público este martes 27 en una de sus zonas de influencia histórica, Mesetas, en el Meta, este es un gran desafío para esta organización que durante medio siglo enfrentó a punta de fusiles al estado colombiano. Ahora tendrá que darle vida a su partido político, precisamente, bajo las reglas de la institucionalidad que combatió.

Al mismo tiempo, por supuesto, la irrupción de las Farc en la política les plantea al Estado y a sus instituciones el reto de demostrar que en la Colombia del siglo XXI todos pueden defender sus ideas en la legalidad, y sin temor a ser asesinados.

La superación de estos dos desafíos, en medio de la polarizada precampaña para las presidenciales del 2018, hará la diferencia entre el viejo y el nuevo país, entre el país de la guerra y el país de la paz, que tanto los excombatientes como la clase política dicen querer y defender.

En lo que les corresponde a las Farc, el hoy todavía jefe guerrillero Pablo Catatumbo dice que respaldarán “al candidato presidencial que apoye y ponga en marcha los acuerdos de paz, independientemente de quien sea”.

Por primera vez, y ya convertidas en movimiento político –planean definir su plataforma y sus estatutos en agosto–, las Farc podrán llamar a sus bases a votar por el candidato que decidan respaldar, como lo hace hoy cualquier partido.

En las elecciones para el Congreso, en marzo, las Farc sí participarán con sus propios candidatos. En esos comicios obtendrán al menos cinco curules en el Senado y cinco más en la Cámara de Representantes. Esos cupos son los que les garantiza el Acuerdo Final de Paz.

Si en esa contienda electoral obtienen más de las 10 curules, eso será ganancia extra para el nuevo partido de izquierda que tendrá Colombia. Es la gabela que da la paz negociada y que, a pesar de los detractores, tiene sustento ya en una reforma constitucional aprobada en el Congreso, sobre las garantías para la incursión de las Farc en la política.

Hasta ahora, las Farc no han definido si quienes ocuparán esas curules serán miembros de esa organización o terceros que compartan el proyecto sobre el cual van a fundar su partido y que, según Pablo Catatumbo, recogerá la esencia de los acuerdos de paz.

Pero el senador y precandidato presidencial del Centro Democrático, Iván Duque, cree que los jefes de las Farc involucrados en delitos graves no deben ir “de manera inmediata al Congreso”, sino después de acudir a la justicia para responder por sus crímenes.

Por lo demás, el senador considera que el Estado “debe darles todas las garantías de seguridad” a los exguerrilleros y vigilar que no mantengan vínculos con organizaciones criminales ni bienes ocultos.

“Si eso se cumple –agrega– y ellos participan en los debates legislativos, la confrontación se dará en el terreno de las ideas”.

Para Pablo Catatumbo, el aporte político inicial de las Farc al país es “finalizar una guerra y participar abiertamente en la construcción de la nueva Colombia en paz”.

Aunque él es cauteloso sobre el tipo de estructura que tendrá el partido de las Farc, se sabe que piensan en mantener una dirección colectiva –de naturaleza leninista– que tomará las decisiones por consenso.

Fuente: Nodal

You have been successfully Subscribed! Ops! Something went wrong, please try again.

Condado

Radio

Marketing

FAQ

Club de amigos

Contact

Info@creative.com

+1-202-555-0140

© 2024 condado radio