COLUMNAS

“Hacia la construcción de una memoria feminista. ¿Hay muertes más legítimas que otras?”

El dia sábado 6 de mayo se llevó a cabo en el bar  “Otro Mundo” la presentación del libro “Write like a girl” en su traducción -escribe como una chica-. La antología poética  cuenta con varias construcciones conceptuales no sólo del universo de ficción sino también del feminista tales como, territorio, mujer, política, desierto. El evento poético que las compañeras mendocinas trajeron a San Juan intenta unificar en un todo homogéneo experiencias de mujeres en la zona cuyana reivindicando una figura de mujer en lucha, en resistencia colectiva y empoderada.

18983290_10155440511411289_266753998_n

Algunas tensiones que ponemos en esta columna manifiesta y en pugna son: ¿Acaso no todas las mujeres escriben, discurren, su propio relato de vida? ¿Qué es escribir? ¿Quién y para qué escribe?.

Una compañera de Sur nos dice “cuando hablo me contengo, cuando escribo me derramo” Es que escribir es entregarse al devenir de -mi- poética, de -mi- política.

En este marco cultural se priorizó que la presentación de este libro no fuese estereotípicamente literaria sino interactiva, que dialogue con otras compañeras, hermanas, lobas feministas. En este dialogo intempestivo se realizó una intervención artística a cargo de Florencia Pessio, Andrés Nocte, Martina Agudo, Martina Ureta, Milenka Rupic, Pichón Reyna y Alejandra Gardiol que abordaba el tópico “La construcción de una memoria feminista” siendo signicamente un agrupamiento hasta el infinito de nombres de las muertas que nos acompañan, las muertas que recordamos, las que no, las expulsadas, invisibilizadas en los listados oficializados del registro feminista.

Dentro de este intercambio entre feminismos cuyanos, sanjuaninos y mendocinos, las diversas manifestaciones artísticas apuntaron al femicidio, como emergente en las poéticas y narrativas actuales, con un fuerte carácter denunciativo y de protesta. Las poetas mendocinas recordaron con dolor, en la intervención se interpeló ¿Vos cuántos nombres podés recordar? siendo eje el genocidio de mujeres; el femicidio sistemático que se viene llevando a cabo durante los últimos siglos y que tomó relevancia mediática en las últimas décadas. Si hablamos de femicidio ¿qué es lo que los movimientos sociales se preguntan? En el orden nacional circula una lista de muertes entre las cuales no están las sanjuaninas, en la lista hacia adentro del feminismo sanjuanino no están las trabajadoras sexuales, travestis y dragas, ni en consideración las muertas, asesinadas en las cárceles y manicomios que no salen en ningún registro feminista. ¿Estas son las malas victimas acaso? No son buenas Micaelas, buenas Soledades, Niñas Ángeles? No funcionan para el circo hegemonicamente mediático? No son cuerpas merecedoras de la indignación ciudadana?

Hacia la construcción de la memoria feminista, un primer estallido en el seno del feminismo sanjuanino es preguntarnos si ocupan lugar las travas y las lesbianas en las listas de muertas oficiales ¿El feminismo aún sigue siendo un gran filtro lesbotransputyfobico en el reconocimiento de otros femicidios?. Las figuras del lesbicidio y el travesicidio surgen como emergentes urgentes dentro de la matanza en Latinoamérica.

WhatsApp Image 2017-06-06 at 12.04.44 PM

Portada del libro Write like a girl.

Memoria colectiva y feminista, ¿Qué feminismo construye qué registros? ¿Hay muertes más legítimas que otras? ¿Hay buenas y malas víctimas? ¿Qué humanas entraron dentro del estado de los derechos humanos? ¿Qué ciudadanía se construye en términos género? ¿Vos cuántos nombres podes recordar? ¿Cuántas malas victimas podes recordar?

La venta mediática del femicidio siempre se hace desde el no merecía morir, en este núcleo se repele a la periferia de las que sí merecerían morir, por no superar su condición de mujeres, estigma de base.

El genocidio de mujeres no es un tema nuevo, en el gobierno de Cristina Fernández había una mujer muerta cada 30 horas, en la actual gestión macrista una cada 18 horas, la violencia se recrudece con el monopolio de las fuerzas armadas.  Además con la ley antiterrorista que Cristina impulsó y que este gobierno aplica. La policía está sobre nosotras y en la resistencia cabe la pregunta que encabeza esta columna: ¿cuáles son las muertas legítimas para el feminismo?

Categories: COLUMNAS, notas portada

Deja un comentario